3RA REVOLUCION

Criptomoneda Libre o Juna: Encuentro con Stephane Laborde

CriptoMoneda Libre G1

La Criptomoneda Libre, también conocida como G1 o «Juna«. Tuve la oportunidad de compartir escenario en el evento descentralizado, movilizador y promotor de la filosofía «hacking» como lo fue la 1er Tech Party Madrid, en este 2019 -o como dicen sus organizadores «un fiesta del conocimiento»-. Evento pensado y organizado por una organización descentralizada, como lo es Hack Madrid %27, con más de 3.000 miembros en toda España. Sin sponsors corporativos, «hecho a pulmón«, con el aporte y esfuerzo de voluntarios/as y de otras 25 organizaciones que apoyan la descentralización y el «valor social«.

Como decía, pude compartir varios momentos del día con Stephane Laborde, uno de los oradores/asmás de 90 en total– en dicho evento. Conversamos, debatimos sobre lo que una moneda debiera ser, lo que significa, cuál sería quizás el futuro del dinero…Todas charlas muy interesantes, tanto de forma personal y directa entre ambos, como en diferentes paneles que fuimos compartiendo durante el día…

Aquí transmito algunos de los pensamientos que obtuve en base a esas conversaciones, y cómo Economía PHI, la teoría criptoeconómica que he venido desarrollando desde el año 2011, tiene muchos puntos de contacto y otros que están un poco en «contradicción» del pensamiento de «Juna» o de Stephane, pero que sin embargo, demuestran cómo hay muchas cuestiones que no son «blanco» o «negro«, sino que hay matices y que se puede trabajar juntos/as en pos de un objetivo en común, por más que algunas cuestiones parezcan estar «enfrentadas»

  • Dividir la moneda en «social» o la que no lo es, no tiene sentido. La moneda es SOCIAL, de forma intrínseca. Los seres humanos somos los emisores de moneda. Por ende, su emisión es de naturaleza SOCIAL. En lo que no coincidimos con Stephane, es en el hecho generador de la emisión. Para Stephane, cada ser humano la emite por ser un ser humano -es decir, que casi no existiría un hecho generador más que el «estar vivo»-. Porque tiene la libertad de hacerlo, y esa propia libertad le permite emitirla sin pensar en ningún otro valor que se «ate» a esa posibilidad de emisión. Cada persona lo tiene y puede hacer lo que le plazca. No hay quien para juzgar a otro/a. Si bien esto parece muy bueno en términos de «libertad» -y muy conectado al ideal «liberal-libertario» que suele promover las ideas de la Criptoeconomía y el formato de la descentralización, bajo una mirada de libertad individual absoluta; mi mirada, y la que he transmitido en el libro de «Principios Esenciales de Economía PHI: Un Camino hacia la Abundancia«, es que existen hechos generadores de emisión monetaria. Y esos hechos -cada uno- es un acuerdo de la Comunidad que se «hermana» o se «une» para apoyar ese/os valores, intentando hacerlo/s surgir, que puedan ser perseguidos, ser creados; tratando de alcanzarlos. Porque el dinero es sólo el dividendo que cada uno/a recibe por poner en juego su voluntad y esfuerzo dentro de esa Comunidad -que libremente decide apoyarinvirtiendo ese tiempo y esfuerzo que le llevan realizar esas acciones que contribuyen a esa Comunidad a buscar alcanzar esos objetivos. Visto así, el dinero es una potencia creadora humana. Y es por ello también, que la moneda es de neto corte SOCIAL -el resultado de ese acuerdo entre partes, para hacer acciones individuales que se agregan colectivamente y que son necesarias para alcanzar ese objetivo en común…Siendo el dinero la resultante de la manifestación de haberlo apoyado, recibiendo de forma igualitaria una parte de ese exito o búsqueda en común-. Todo ese acuerdo comunitario de búsqueda y creación se «codifica» en un algoritmo que nadie puede alterar de forma unilateral, y que le da forma a la «minería» -«la forma de alcanzar»- dicho valor por parte de cada ser humano, y que administra y reparte de forma automática y en tiempo real, la «redistribución del fruto» de ese esfuerzo de cada persona, en base al logro del objetivo en común.
  • Por la razón que describo en el punto anterior, Stephane promueve una única moneda, la moneda «LIBRE» -no tiene necesidad de separala por valores o propósitos-. En cambio, yo promuevo desde Economía PHI, la creación de MILES o quizás CIENTOS DE MILES de monedas a futuro. Una por cada propósito, que cualquier Comunidad de seres humanos se reúna, se agrupe y decida de forma independiente que la promoción de un valor o propósito, tiene sentido para ese grupo de personas -somos seres gregarios y necesitamos tanto alimentarnos, respirar; como el de tener ilusiones, propósitos individuales y colectivos que son los que van dotando de «sentido» a nuestras vidas-. Esa es mi «traducción» de la libertad, de poder empujar nuevas ideas y propósitos humanos que nos van uniendo como Comunidad Global, sin importar fronteras, credos, religiones, razas. Esto nos irá permitiendo innovar e ir evolucionando como especie humana.

Logo Criptomoneda G1

  • El «poder amalgamar o ajustar» todas esas monedas para no permitir que un propósito determinado, por «cotizar» mejor que otros, atraiga de forma «especulativa» el interés y «trabajo» de otros/as; es un tema álgido y central en Economía PHI de poder equilibrar -y que viene «transferido» de la Economía tradicional-. A este «sesgo» lo podemos observar en innumerables ejemplos cotidianos, como en pensar en cómo la SOJA en la Argentina -por su alto valor económico– hace que se «desmonten» amplios sectores boscosos para permitir tener «tierra plana» para sembrar; y/o también desplazando otros cultivos necesarios para la «alimentación humana»-y que su rotación ayuda también a mantener «sanos» los suelos-. Pensemos que la SOJA, además, alimenta en su mayor parte animales (es para lo que se la utiliza) que van a parar para la «mera producción cárnica» que nos alimenta a nosotros, los seres humanos, con efectos también fuertes en la emisión de gases de efecto invernadero-. El gran DESAFIO, entonces, es cómo evitar que estos «vicios» (o efectos no deseados) se reproduzcan en una Economía basada en Propositos, bajo una Perspectiva Humana. Stephane lo resuelve al crear una única moneda que no está atada a ningun proposito en particular -vale recordar que nuestra Economía Global actual tampoco está atada ni promueve ningun valor en particular, y por ello, obtenemos los resultados que obtenemos al momento…muy lejanos de un progreso para el mayor número de personas, medio ambiente y el resto de los seres vivos, no humanos-. Economía PHI utiliza un algoritmo que ya existe en la naturaleza -en funcionamiento por más de 14 Billones de años– que le permite a la misma, poder equilibrar el funcionamiento de los cuerpos -a nivel microscópico y macroscópico- para obtener un resultado armonioso y que le permita convivir a toda la singularidad que es la vida en el cosmos -estrellas, planetas, vida en aquellos planetas que la haya, creando ecosistemas auto-administrables, descentralizados y «sin terceros» que necesiten arbitrar la «confianza«; como el que presenciamos y «formamos parte» en nuestro planeta TIERRA-. Mediante la aplicación del algoritmo podemos hacer «flotar» en tiempo real el valor relativo de cada propósito, administrando su poder relativo o «peso específico» de cada moneda en la Economía -mercado-, con respecto al resto. Por supuesto, este es un esfuerzo y una tarea mucho más complicada que la «simpleza» que nos plantea JUNA, pero creo que vale la pena el esfuerzo intelectual y de «programación» -en términos de crear código de computadoras- que conlleva poder permitir la co-existencia de todos los valores actuales  y futuros que podemos ir ideando en forma conjunta para resolver cuestiones y/o alcanzar deseos/sueños/ilusiones que tengamos o podamos compartir como «especie«.
  • Otro de los temas que resuelve muy bien JUNA y que concordamos al 100% con Economía PHI, es la manera de poder administrar el VALOR de la moneda, con respecto a personas que se han iniciado al principio de la creación de moneda o valor; y a las que se van sumando luego. Esto suele premiar en demasía a los llamados «early-adopters» -los/as que inician-, que te puede «sonar correcto» para tí, lector; por algunas ideas instaladas en nuestras mentes, como la «meritocracia» y la de «mercado» -toma y daca, ganar-perder, productor y consumidor-, donde tiene sentido que los primeros reciban mas. Pero cuando hablamos de VALORES, y de que el dinero es solo la traduccion en partes iguales del valor producido a cada momento, no interesa si ese procentaje de valor fue producido hace 50 años o ahora, «pesa» o «vale» exactamente igual, porque es el mismo valor. Por ende, aquel que tendría «valor antiguo«, si no se implementa un algoritmo equilibrador, sería más rico en términos de la utilización de dicha moneda en un futuro. Stephane lo resuelve muy bien con una distribución diaria igualitaria para todos/as de la moneda. Todos/as reciben por igual en base a participar de la misma Comunidad. No existen los méritos -en el sentido de alguno/a ser «superior» a otro/a; sino el «mérito» de realizar la acción como el resto de creación de valor-, es decir, no poseo más por estar hace más tiempo o tener mayor antiguedad. El minado de la moneda es para todos/as por igual. Es decir, que hace una convergencia de los conceptos de «minado» e «ingreso básico universal (IBU)», iguala ambos, definiendo que la «emisión» es un derecho y todos/as emitimos lo mismo a diario sin importar o tener en cuenta valor, proposito o ninguna otra cosa. En el caso de Economía PHI, la emisión también se considera un derecho igualitario, pero se torna más dificil de administrar por contar con innumerables monedas y cada una de ellas, contar con diferentes agrupaciones y comunidades -donde quizás un/a mismo/a individuo/a, participe de muchas al mismo tiempo-.

 

Criptomoneda G1

  • Ambos promovemos la idea de Ingreso Básico Universal. Stephane como dije anteriormente, «embebe» este concepto desde el «vamos», en la forma de emsión de moneda diaria que se ejecuta en Juna; y que se va «calibrando/ajustando» de forma matemática -automática-, acorde a la cantidad circulante de moneda y la «necesidad«, de acuerdo a la cantidad de personas «vivas» que participan de esta Economía -para mayor detalle acerca de esto, recomiendo leer en forma detallada su libro/whitepaper-. En Economía PHI, fijamos el Ingreso Básico Universal como «la resultante» del valor creado y aceptado -que es cuando se «perfecciona«- en cada ciclo económico. Es decir, el Algoritmo PHI sopesa de acuerdo a cada espacio de tiempo establecido -ej: día, semana o mes- la producción de valor total en el sistema, y cómo ese valor está siendo distribuído en las billeteras participantes -que son «únicas» para cada ser humano, pero que pueden contener las diferentes monedas existentes-. La «prueba de innovación» nos permite observar de forma «anónima» cuál es la billetera con mayor valor acumulado «relativo» -considerando el valor de mercado de cada moneda, con respecto al resto– y mediante la aplicación de la Proporción PHI, poder fijar el nivel de Ingreso Básico Universal del resto de las billeteras, obteniendo siempre un valor no inferior a 1,61803con respecto a la de Mayor Valor. Esto nos permite mantener actualizado el Valor del Ingreso Básico Universal de forma constante. Y por otro lado, nos posibilita la utilización de un mecanismo que denomino «prueba de necesidad«; para que cuando una billetera -cualquiera sea- no alcance a acumular esa cantidad de valor mínimo en dicho período -en base a las monedas que mina o que ha recibido a cambio de sus bienes y servicios ofrecidos en el mercado- pueda recibir ese «extra» de emisión para obtener así, un Ingreso Básico igual al del resto. Para hacerlo -realizar esta emisión adicional cuando es necesario-, el algoritmo observa la «fricción» existente en cada moneda participante, a ser objeto de esta «emisión especial«, sopesando la cantidad en circulación, las cantidades «gastadas» en el mercado en bienes y servicios, las cantidades «guardadas/retenidas» en forma de ahorro o no siendo «utilizadas o gastadas» para permitir mantener un «círculo virtuoso»; resguardando la posibilidad de producir  «devaluaciones» de una moneda con respecto a otra, o «inflación en los precios» de los bienes y servicios fijados en las diferentes monedas.
  • Otra de las cuestiones muy interesantes que plantea «Juna» es sobre la «identidad digital«. La definición de quién soy se torna fundamental en el espacio digital u online. El «cómo asegurarse» de que una persona es quién afirma ser, en el ciberespacio. Muchos de estos nuevos sistemas descentralizados que planteamos muchos/as, basan su potencia en la posibilidad de definir esto, sin la necesidad de una estructura centralizada que lo avale. Recurrir a las matemáticas, los algoritmos o métodos que se basen en personas, pero que sean «random» (aleatorios) para no permitir la actitud o búsqueda de «ponerse de acuerdo«, para que un grupo de personas pueda «torcer» la «objetividad» -refiriéndome a la posibilidad de influenciar a favor de alguien/algunos/as- que debe tener este proceso. Stephane lo ataca muy bien, ya que para poder «unirse» al minado diario de moneda, la persona que desee hacerlo, necesita recibir cinco (5) confirmaciones de su «identidad» de miembros/as ya existentes de la red de Juna. Es decir, que la propia Comunidad se convierte en «aseguradora» y «administradora» de la confianza, para permitir que cada persona que se sume a «emitir» dinero sea UNICA ,y no haya posibilidad de «trampa» -y crear múltiples billeteras- al respecto. Lo que hay que marcar aquí, es que no hay una «opinión»juicio de valor– sobre la persona en estas cinco confirmaciones. Sólo se confirma su identidad, para así no permtir la creación de múltiples billeteras por una única persona -«hackeo«-. Como bien dice Stephane, no se «sopesa» ni lo que uno/a quiera hacer con el dinero o su «trayectoria» personal en la Sociedad. Esto no se valora en lo más mínimo -con esto no lo critico, sino aclaro como funciona-. De todas maneras, ya afirmé previamente lo que creo que uno moneda debiera ser y cuáles son las causales de su minado -emisión-. Por lo tanto, creo que para la parte de «identidad» es una hipótesis de solución «inteligente» y auto-regulada  para un «problema/dilema» que es fundamental poder resolver a los efectos de que estos nuevos sistemas que proponemos muchos/as, funcionen de forma correcta.

Moneda cripto LIBRE o G1

  • Y otro de los temas de interés es cómo sumar una Comunidad a esta iniciativa de JUNA. Para poder incorporar una nueva región/ciudad que no esté cubierta, se necesita crear un nodo para contribuir al desarrollo de esta tecnología. Ello implica montar un servidor, con desarrolladores que ayuden al mantenimiento del sistema y la innovación constante en la «producción» de código necesaria para que esta criptomoneda se mantenga, no sólo en funcionamiento, sino que vaya obteniendo mejoras en el tiempo -debido a estas lógicas descentralizadas se requiere que las Comunidades siempre contribuyan a su sostén-. Sugiero que si te interesa este tema, visites este sitio web de G1 o Juna para mayor información en español.

A modo de conclusión, puedo decir que G1 o Juna respeta el principio de que la emisión monetaria es un derecho humano. Que hay que buscar la redistribución del valor creado, de forma continúa; y que un buen método es mediante el ajuste diario de la emisión monetaria. Que Economía PHI propone iniciar conversaciones en las diferentes comunidades que existen o vayan surgiendo, para ponerse de acuerdo en qué entienden por valor humano -en sentido amplio-; y en función que sus miembros/as realicen las tareas necesarias para alcanzar esos objetivos en común -o «producir» esos valorestiene sentido que esa Comunidad lo represente mediante la emisión de moneda -atada/respaldada por dicho valor-, en igualdad de oportunidad y condiciones para todos/as sus participantes.

Sin dudas, estamos ante un cambio de era. Con grandes riesgos sobre nuestro futuro como especie, pero también, con una gran oportunidad de barajar y dar de nuevo. Personas como Stephane nos abren nuevos rumbos, la posibilidad de tener nuevas hipótesis de como asociarnos como raza humana, de lo que entendemos por VALOR -o al menos en su caso, como moneda-. Celebremos el pensamiento crítico, la búsqueda de nuevas alternativas al sistema imperante. Porque para encontrar soluciones a los problemas -como dijo alguna vez Einstein-, no podemos seguir utilizando el mismo pensamiento que ayudaron a crearlos.

 

Imagenes: Sitio Web de la Criptomoneda JUNA. https://g1.duniter.fr/. Autor: Alejandro Sewrjugin.

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cambio Que Necesitamos
Share via
Copy link
Powered by Social Snap