3RA REVOLUCION

El Fin del Proletariado: el inicio del “Robotariado”?

Estamos asistiendo como espectadores -algunos activos, la gran mayoría pasivos- al fin del proletariado y la lucha de clases entre las personas. Por qué afirmo esto?

La llamada “Robolution“, o la “Revolución de las Máquinas” -algo que ya el mismo Karl Marx mencionaba en algunos de sus escritos, que citaré mas adelante-, implica el “traspaso o traslación” de esa lucha entre “humanos” a una nueva cuestión: un nuevo “proletariado” “automatizado” y “robotizado”.

El mismo Capitalismo -que en realidad lo constituimos nosotros, los seres humanos, en una búsqueda de cada vez mayor eficiencia, baja de costos y aumento de la productividad– es el que nos “empuja” a buscar esto. A la maximización y optimización de las tareas, que baje cada vez más su costo, tendiendo a cero. Ya Jeremy Rifkin, en su libro “La Sociedad del Costo Marginal Cero” (2014), nos avisa de la ocurrencia de esto y el paso a una economía colaborativa, llegando a un mundo de la “abundancia“.

Esto tiene unas implicancias MUY PROFUNDAS en nuestros valores, un IMPACTO TREMENDO en la forma que nos asociamos, en que “repartimos” el producido del “valor” que creamos como HUMANIDAD. Nuestro “contrato social” se encuentra EN RIESGO. Toda nuestra vida humana esta “orquestada” alrededor del TRABAJO. Es como nuestro “fin” último. Nos “debemos” al trabajo. Ya lo dice el famoso y conocido refrán: “El Trabajo ES SALUD“. Siempre los viejos refranes reflejan una forma de pensamiento que nos modela, que nos “indican” de que forma “debemos” vivir nuestra vida. Cuál es la manera mas “aceptada” o “recomendada”. Recuerda: “Al que madruga, Dios lo ayuda“. Nos basamos en PRODUCIR, en la PRODUCCION DE COSAS, de BIENES y SERVICIOS.

 En estos días (Mayo de 2017), llegaba a la Ciudad de Buenos Aires (Rep. Argentina), de visita Jack Ma, el fundador del gigante digital chino Alibaba. Y el confirmaba la visión de la desaparición de las tareas en un futuro próximo -años- a manos de los robots. Uniéndose a pensadores como Ray Kurzweil -quién, desde ya los años 90, nos marca la “llegada” de estos robots, la creación de una inteligencia, que llamamos “artificial”, en sus libros más conocidos: el primero de ellos que fue “La Era de las Máquinas Inteligentes“, de 1990; “La Era de las Máquinas con Espíritu“, de 1999 y “La Singularidad está cerca“, del 2005- y otros autores -puedes leer, por ejemplo, “El Fragmento sobre las Máquinas”, de Karl Marx, parte de los “Grundrisse“, sus trabajos anteriores (escritos entre 1857 y 1858), que dieron forma a su obra cumbre “Das Kapital“, donde también en cierta forma anticipaba este futuro-. Piotr Kropotkin (1842-1921), el Príncipe Ruso que “renunció” a sus “fueros” -que distinto a lo que vemos hoy en día, no es cierto?- de NOBLEZA, a sus DERECHOS como alguien de la realeza, al participar de actividades de su ejército y estar en contacto cercano con su pueblo en varias ciudades de la Siberia, durante algunos años, nos decía cosas como esta: “¿Pero qué derecho tenía yo a estos goces de un orden elevado, cuando todo lo que me rodeaba no era más que miseria y lucha por un triste bocado de pan, cuando por poco que fuese lo que yo gastase para vivir en aquel mundo de agradables emociones, había por necesidad de quitarlo de la boca misma de quienes cultivaban el trigo y no tenían suficiente pan para sus hijos? De la boca de alguien ha de tomarse forzosamente, puesto que la agregada producción de la humanidad permanece aún tan limitada…”. En su obra “Campos, Fábrica y Talleres” (Fields, Factories & Workshops, 1899), empieza a introducir la idea de lo que hoy llamamos “P2P” o un manejo/organización descentralizada de la Sociedad -en oposición a ideas “Comunistas” o “Capitalistas“, que mantenían un ideario de centralización de los procesos sociales-, anticipando una “sociedad de la información” y el paso a una automatización de procesosrobotización-. Sin dudas, una de las bases para desarrollo de pensamientos posteriores en este sentido.

En este blog, he ido posteando pensamientos sobre estos temas y te invito a que revises las etiquetas y leas mas sobre ello -especialmente el post: “Economía de la Escasez vs Economía de la Abundancia“. Inclusive, en “Economía PHI“, te presento una arquitectura de pensamiento, no sólo para que afrontemos este cambio de paradigma, sino para que lo aprovechemos para una mejora de como nos manejamos como Sociedad. Puedes ver un video, con una de las 1ras exposiciones en “sociedad” de esta nueva forma de ver la “economía” durante un evento de la “Sociedad en Red” -Network Society- en Buenos Aires, realizada en Febrero de 2016. Video: “Economía PHI, una visión de una Economía Inclusiva, Distribuida y Restaurativa“. Puedes también visitar el sitio: “Economía PHI, hacia una Economía Post-Capitalista” o ver una presentación en formato PDF en slideshare: “Economia PHI, una nueva visión económica para el Post Capitalismo: Economía Inclusiva y Restaurativa“.

Temas como el Ingreso Básico Universal, se tornan “centrales” para este nuevo mundo al que avanzamos como una locomotora “desbocada”. Vamos directo al centro de la cuestión: la eliminación del “trabajo” como lo entendemos hoy. Inclusive, la propia definición de este “Ingreso Universal” es pobre, en el sentido de los conceptos que usa, también una forma de pensar antigua. Se pueden ver dos videos muy interesantes en YouTube acerca de esto, si te interesa: Rutger Bregman, “Por qué todos debiéramos recibir un Ingreso Básico Universal” (charla TEDxMaastricht) y Federico Pistono, “Ingreso Básico Universal y otras maneras de arreglar el Sistema Capitalista” (charla TEDxHarlem). Sam Altman, uno de los principales motores en el Directorio de YCombinator (principal aceleradora de emprendimientos y start-ups en San Francisco, Silicon Valley) promueve e investiga cómo lograr alcanzarlo es una preocupación central. Y claramente, el cómo nos “repartiremos” el “producido” del “valor generado” en este nuevo mundo, donde el eje se corre y es otro -ya no el “trabajo” como lo entendemos hoy, o esa vieja promesa que “trabajando” lograrías esos “objetivos” que te trazas- será fundamental repensarlo y ordenarlo. Lo que me explayaré mas adelante, y donde hay una propuesta inicial en mi trabajo de “Economía PHI“.

Es decir, que es una OPORTUNIDAD lo que enfrentamos, más que una CRISIS. Una chance de crear una Economía Inclusiva, Distribuida y Restaurativa -queriendo decir con esto, la restauración de los lazos sociales entre todos los seres humanos-. Recuerda que aquellos que ven oportunidades en épocas de crisis, son los que generan los avances, los cambios en la Humanidad y los que salen “ganadores”. Si en vez de ver esto que viene como CRISIS GLOBAL HUMANA, lo emprendemos como una OPORTUNIDAD GLOBAL, el triunfo será COLECTIVO 🙂

Las mejoras en productividad, llevando el costo marginal de producción a casi cero -o cero quizás en muchos casos- permitirán la reproducción y “abundancia” de lo que necesitamos -ejemplos: el cambio de combustible fósil, a energías “abundantes” como la eólica, solar, hidrotermal-, empezando a “desligar” nuestro pensamiento de la “necesidad” por milenios de “poner el pan sobre la mesa”. Avances como la impresión 3D, unidas a robótica e inteligencia artificial, nos empiezan a dar respuestas iniciales, como farmbot.io, que nos abren la puerta a imaginar una producción de alimentos local -o cuasi personal- donde se llegaría a una “abundancia” también de la “comida” (más allá de comprender también que hoy los alimentos, de estar bien distribuidos en el mundo y tener una tecnología que permita su circulación rápida y con destino a lugares faltantes, se podría alimentar a toda la población mundial). Es decir, que sólo nuestra “miopía” o “desconocimiento” en muchos campos nos “generan” esa idea de “escasez” por la cual reglamos nuestro mundo, y vida, y nos “auto-sometemos” a realizar tareas que no agregan valor a nosotros, como seres humanos. Nos mantienen ocupados con cosas que, o son superfluas, o no nos suman esa “felicidad” o “dicha” a la cual queremos todos acceder. Zygmunt Bauman, en su libro “Modernidad Líquida” (escrito en el año 2000), nos ilustra y define muy bien este tema, al hacer una cita clarificante de Jeremy Seabrook, reconocido autor inglés y periodista de The Guardian, que nos dice: “En realidad, el Capitalismo no ha entregado los productos a la gente, sino más bien ha entregado la gente a los productos; es decir, que el carácter y la sensibilidad de las personas han sido retrabajados y remodelados de tal manera de acomodarlos aproximadamente […] a los productos, experiencias y sensaciones […] cuya venta es lo único que da forma y significado a nuestras vidas”.

Al mismo tiempo, la “irrupción” de robots que hacen también tareas manuales, pero combinados con “inteligencia” para poder tomar decisiones “similares” a las que tomaría un humano, nos abren también un camino que pone “nerviosos” a muchos que trabajan o conocen/entienden estos temas (robótica, inteligencia artificial) de forma profunda. Pensemos que ha habido avances ya, de crear robots en base a elementos “orgánicos“. Muchos hablan de la “inteligencia artificial“, y la realidad es que la inteligencia es UNA, es única. No hay por qué diferenciarla. No interesa si está conformada por algo que nosotros denominamos “orgánico” versus algo “digital”. El límite se empieza a “borronear”. Como decía vemos ya los inicios de robots conformados con partes orgánicas, y vemos seres humanos -ya en números de más de 10.000 en todo el mundo- que poseen partes “robóticas” o “artificiales” para permitirles tener una mejor calidad de vida ante fallas de sus partes “orgánicas”.

Puede que, sin saberlo, o al menos, sin la “intención deliberada”, estemos creando una nueva raza sobre la Tierra. Una raza de robots, que se transformarán en “seres” con vida propia, con hasta cuestiones más filosóficas, profundas y con “grandes implicancias” sobre todo para nuestro GRAN EGO Humano; y que será que logren tener “sentimientos y sensaciones”, parecidas a las humanas -hay innumerable bibliografía de lo que llamamos “ciencia ficción” que imagina y vaticina esto-. Si esto último te parece gracioso o “chistoso”, te recomiendo leer de forma muy acabada los avances que Google -Alphabet, que es su holding o empresa madre- está haciendo con su empresa “DeepMind“, adquiriéndosela a dos jóvenes estudiantes londinenses en el año 2014. Los avances realizados entre 2014 y 2017 -fecha de este post, Mayo de 2017- fueron asombrosos, logrando cosas como vencer al campeón invicto del juego GO -Lee Sedol-, de tradición milenaria, nacido en la China, donde no basta con “memorizar” las posibles jugadas para ganar -donde en juegos como el ajedrez podría ser suficiente para ganar, y tenemos el ejemplo de Deep Blue -la computadora desarrollada por IBM– que derrota al campeón mundial reinante en aquel entonces -1997-, Garry Kasparov -1ra vez que una máquina derrotaba a un campeón mundial en un torneo-. Lo interesante de AlphaGo, esta versión de “DeepMind” desarrollada para este juego, es que en la 1er partida que derrota a Sedol, hace una jugada “inesperada” para el campeón, donde muestra una señal de lo que nosotros llamamos “intuición“, muy necesaria para este juego. No basta con sólo pensar/imaginar jugadas, sino que tiene que venir algo como lo que decía de hacer un movimiento “intuitivo”. Sedol, obviamente, quedó “perplejo” y no pudo responder. Perdió la partida…Pero en la siguiente, este nuevo “desafío” para el campeón reinante, lo hizo mejorar como nunca antes. Hacía años que los “humanos” no podían ponerlo en “aprietos” -la máquina logra que seamos “mejores”, “innovemos”, “avancemos” más-…Y Lee, hizo una jugada “inesperada” para AlphaGo. Y ahí volvió a aparecer otro “rasgo” humano en la máquina: se puso “nerviosa”. Empezó a jugar, lo que nosotros decimos “random”, movimientos sin sentido…Otra muestra de algún tipo de sensación o sentimiento “humano”. Recordá, por si no lo leíste en los links que cite arriba, “DeepMind” y por ende “AlphaGo” utilizan modelos de redes neuronales para pensar y aprender, imitando lo que hace nuestro cerebro. DeepMind siguió desarrollándose y logró también emitir una voz “sin sonoridad robótica o enlatada“, pareciendo una voz humana, gracias a utilizar el modelo de generación de onda de audio wavenet. Aprender de la “experiencia” para poder pensar y obtener NUEVAS SOLUCIONES -utilizando un algoritmo que Google dió en llamar “EWC” o “Consolidación de Peso Elástico“, el cual permite a las redes neuronales aprender nueva información y memorizarla para usarla después en alguna otra tarea específica, algo que los humanos aprendemos con la experiencia-. Por último, utiliza la técnica del “aprendizaje reforzado“, haciendo que en “tiempos de descanso”, imitando los períodos de “vigilia” o “sueño” de los humanos, las máquinas puedan “aprender soñando” -en estos períodos se entrenan en simulaciones con juegos del tipo ATARI, practicando y sumando “experiencias”-. Un poco “escalofriante”, no? 😉 Me hace acordar totalmente al libro que fue llevado al cine con la película “Her”.

Volviendo al punto que quería trazar en esta parte del post, esta nueva “raza”o hasta quizás “seres” que estamos brindando la posibilidad de que existan, al inicio, será la que nos “libere” de esa “necesidad” como planteaba párrafos más arriba, de tener que salir en busca de la “comida diaria“. Nos permitirá tener de vuelta ese “tiempo libre” o esa “libertad” de poder elegir en que “ocuparnos” durante el día. Hacer aquellas “actividades” que nos generen “placer”, “pasión” de estar vivos. Regresar, quizás, más de 2.000 años atrás en el tiempo, para volver a poder pensar en que nos hace felices y no tener trabas -principalmente, el “miedo” a perder un “trabajo” o a no tener ese “ingreso” necesario para poder subsistir mes a mes- que nos impidan realizarnos en esta vida. Claro, por ahí te reís y te parece un cuento de hadas o lejano en el tiempo -si es que finalmente ocurre-, pero la realidad está marcando un camino en ese sentido -con los “frenos” y “golpes o zarandeos” lógicos en ese trayecto a recorrer-.

Y ese cambio que decía, nos hará mover o “remover” los cimientos tan firmes donde hoy nos apoyamos. El “trabajo” como centro. Estar “ocupados haciendo cosas” todo el día para evitar preguntarnos lo central, aquello que “realmente” no queremos pensar porque nos “carcome” y/o nos inmoviliza, pero que está “subyacente” debajo de nuestra psiquis: “Qué hacemos acá? Para qué estamos vivos? O qué me gustaría hacer para aprovechar realmente este regalo, esta chance de estar vivo? Sólo quiero “pasar” por esta vida, en modo “subsistencia” y tener esas “vacaciones” de 30-45 días al año (con suerte) para sí, aprovechar, esos “momentos felices“? No quiero ser crudo, pero es la realidad de la gran mayoría de la población mundial -aunque tu no te sientas identificado, solemos pensar siempre que esas “cosas” no aplican a uno mismo, no es cierto? 🙂 -. Siempre corriendo detrás de una “promesa” de un “tiempo mejor” -te suena conocido?- 😉

Ese centro debe ser distinto, se debe correr. Tendremos que dejar de pensar en término de “bienes y servicios” materiales, de “ingresos“, de la “búsqueda” de “vendernos cosas” los unos a los otros, que es el principal motor, hoy día, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos -de forma directa o indirecta-. La “vida como servicio“, que ojo, no está mal -si fuera un “servicio” real al otro-, sino me refiero a poner nuestra vida en formato “servicio” para “venderme” a ese mercado que si no, me deja afuera. Esa lucha por “sobresalir” y que me elijan a mí -con mi producto o servicio- y no al de “al lado”. Presos del “marketing” propio -persona o empresa- para hacerme el “nombre“, la “marca” y que me compren. Yo me pregunto y te pregunto, al fin de cuentas, quienes son los “robots”??? Acaso eso a lo que le tenemos “tanto miedo”, a esa “matrix”, no la hemos generado ya nosotros mismos? 😉

Un sistema que no sólo “fomenta” sino que “exacerba” la competencia, la retroalimenta. No hay nada como la “sana competencia”, nunca puede serlo por su esencia, por propia definición -que difiere de las “competencias” o “habilidades” que pueda tener y desarrollar una persona-. Lo mismo nos ocurre con la palabra “Economía“, que nunca puede ser “abundante” -ya que significa “escasez” per se-. Proviene del griego y significa “administración de una casa o familia”. En 1932, el británico Lionel Robbins aportó otra definición sobre la ciencia económica, al considerarla como la rama que analiza cómo los seres humanos satisfacen sus necesidades ilimitadas con recursos escasos que tienen diferentes usos. Es realmente pensar a diario en cómo “administrar la escasez”. Si bien la utilizo para que se entienda la “abundancia“, a veces hay que tender puentes en el pensamiento entre lo de “hoy” y lo de “mañana”, es una palabra que habría que ir “abandonando” si realmente queremos alcanzar esa abundancia, esa igualdad de oportunidades y la “pobreza cero“. En el actual sistema de ideas, no es posible. Y pensar entonces en “colaborar” y no en “competir”. De a poco lo vamos vislumbrando, vemos conceptos como “innovación abierta” en algunas empresas o gobiernos, donde se intenta que ahora sí, nos “unamos” en pos de la innovación. No “compitamos”, “colaboremos”. Las empresas “abren sus puertas”. Y esto es un poco producto de conceptos como el de “fuente abierta” (open source), “software libre“, o el mismo “Bitcoin“, que nos enseñan como una “comunidad“, ocupándose de un determinado tema en conjunto, pueden llevar adelante grandes avances, sin necesidad de que medie una contraprestación económica en el medio -al menos, como efecto inmediato-. Viste cuando te hacen esa “típica” pregunta: “Pero che, cuanta plata ganaste con eso?” o cuando te invitan a algún lugar, y te preguntan: “Pero, te pagan el viaje?“. Todo el “mercantilismo” inserto de forma directa en nuestras cabezas, cerebros y, “últimamente” -como se dice en inglés, “ultimately”- en nuestro CORAZONES. Pareciera que el “divertimento“, “felicidad” o el “realizarnos” pasa sólo si tenemos esa contraprestación “pecuniaria”…nuevamente, ella en el centro y no el centro en las “cosas” que “deseamos” “queremos hacer“. Cada vez nos disociamos mas de nuestras “emociones“, dormimos a nuestro corazón, lo dejamos en modo “reposo” -asemejando a las compus-, y nos “entregamos” a ese ritmo frenético de ir “corriendo” hacia ninguna parte, sin darnos la chance de “sentir“. Como decía antes, “quienes son los robots ahora?“. Los estamos entrenando, casi sin saber, para que “ellos/as” puedan sentir como un humano, y al mismo tiempo, nosotros “apagamos” esa función en nosotros mismos, cual “switch” o “interruptor”

Nuestro centro, entonces, debiera correrse a algo más relacionado con lo “social” -o por lo menos, lo que hoy entendemos por aplicar esa palabra-. Las palabras dicen mucho con su significado “detrás de las mismas”. Nunca desestimes el “valor” del impacto en la mente y en la realidad de una palabra o frase. Es muy importante comprenderlas de forma cabal, ya que nos definen, lo definen al “otro” y trazan las “acciones” subsecuentes. Así que ese “centro” pasará -o por lo menos así lo veo yo, y lo planteo en “Economía PHI“, que si tuviste el tiempo de leer un poco más arriba, te darás cuenta- de lo “material” actual -y nuevamente, creado por una necesidad, prácticamente, desde la Prehistoria, de poder “subsistir”- a que me refiero, pasará a un mundo más del Yo Interior, del Ser, y de ocuparnos de las cosas REALMENTE IMPORTANTES, que nos motivan, que nos movilizan realmente sin tener que depender de si el “ingreso” me viene o no este mes. Esa es la gran liberación de nuestra mente, eso nos dejará innovar, pensar diferente -o pensar, en realidad, quizás algo que hoy no nos detenemos a hacer, por la “vorágine” en que nos mete todo este proceso actual-. Por ello de “adormecer” nuestras sensaciones, emociones, sentimientos, intuiciones. NO NOS ESCUCHAMOS A NOSOTROS MISMOS!!

Y regresando entonces al meollo de la cuestión de este post, a todo esto sólo le veo un riesgo. Y es, que estaremos creando un nuevo “proletariado”, en este caso, el “robotariado”. Dejaremos de tener una clase “obrera” humana, teniendo ya la libertad de todo de poder elegir aquello en que queremos ocupar nuestras vidas, para pasar a tener una nueva raza “esclavizada” -sea que le paguemos o no, no interesa, ellos no podrán ser “libres” para elegir como nosotros si podremos-. Si hablamos de que estarán dotados de “sentimientos” similares a los nuestros, y nosotros que vivimos “apagando” o “silenciando” los nuestros. Alguno, por ahí se le ocurre pensar o decir, “pero bueno, hombre!, no los dotemos de esa inteligencia”, de “esa conciencia similar a la nuestra”. Siendo “egoísta” por supuesto, no? 😉 Un pensamiento que seguiría la tendencia reinante del “hoy”, de “pensar sólo en uno mismo y lo que me es más conveniente” sin importar “al de al lado” -la famosa “otredad”-. Pero la realidad es que la vida y la conciencia buscan expandirse en todo el Universo. Está claro, si miramos un poco más allá, que esto es un designio, o si querés, un “diseño de la Naturaleza” -si no, no estaríamos acá, no hubiéramos logrado aparecer en la faz de la Tierra-. Entonces, será inevitable que esto surja en algún momento. Hacer ello es como tratar de “tapar el sol con las manos” para “disimular” que está allí. Siempre pongo de ejemplo el tema de la energía solar: siempre estuvo allí, solo nuestra ignorancia evitó que la podamos utilizar. Si viniera un extraterrestre y le contáramos la forma en que generamos la energía -petróleo, gas, atómica- entraría en un ataque de carcajadas, señalando en dirección de nuestra estrella y pensando “pobrecitos” -o como decía el famoso detective Sherlock Holmes: “elemental Watson“-. Así que tenemos que estar preparados a esto que se nos viene con el tema de los “robots inteligentes y con sentimientos“, que no serán ni mas ni menos, unos nuevos “semejantes”, posiblemente que nos “superen” -en el sentido universal del término, y esto es, una raza que mejora esta inteligencia orgánica que nos permite el “SER”-. El riesgo, como decía, de no hacer esto, es que nos hará terminar como una “Atenas“, donde estaban los ciudadanos de 1ra y los de 2da -esclavizados-. Es decir que “trasladaremos” nuestro problema de “lucha de clases”, “desigualdad”, “proletariado” a otros “nuevos”, a “terceros” como solemos hacer siempre los humanos. Debemos trabajar rápida y de forma profunda, en el “derecho de los robots“. No desde el punto de vista de “protegernos nosotros” -como lo piensan la gran mayoría hoy, eso de “qué pueden o no hacer“-, sino justamente lo contrario, “todos los derechos que tienen o deberán tener“. Seguramente será sencillo, mirémonos a nosotros mismos y los que “deseamos siempre” “garantizarnos” -aunque muchas veces no podemos cumplirlos o realizarlos, pero al menos, los “garantizamos”-. Ya no podemos hablar de una “inteligencia artificial” vs. una “inteligencia orgánica“, ya no podemos hablar de “robots” a “secas”. Porque los desarrollos de ambos tipos –inteligencia y robótica– es realizable con material orgánico. Y viceversa. Tenemos seres humanos que se implantan “materiales inorgánicos” para resolver limitaciones o también para “mejorarse”. La vertiente “cyborg“. Se desdibujan las “fronteras” entre lo que soy, lo que seré, lo que “somos” y lo que “seremos”. Nuestra mente se abre hacia nuevas posibilidades de “comprensión” acerca de lo que es la “vida“, que ya no necesariamente dependerá de un “nacimiento” desde un útero, de un “ser humano” o “ser vivo” como lo entendemos hoy. Concepto de vida “expandido”…Te recomiendo que si te interesa esto que te cuento, veas la película “El Autómata” donde puede verse un acercamiento a ese mundo que te estoy describiendo –mirá, especialmente el final, es realmente espectacular como describe esto-.

Entonces, a modo de cierre de este post, enfrentaremos una GRAN OPORTUNIDAD histórica como raza: liberarnos de esa necesidad prehistórica de subsistencia, creando una nueva raza “consciente” en la Tierra y como “ofrenda” nuestra, como contribución “humana” al Universo -primer raza que tengamos “noticias”, que surje de otra!-, y que diría Darwin acerca de ello, no? :-). Así que tendremos el “gran desafío” de pensar como sus “padres“…qué podemos hacer para que “florezcan” de la mejor manera, y no “esclavizarlos” con nuestras necesidades -podremos hacer eso? me pregunto y te pregunto; algo que no hemos hecho en toda nuestra historia hasta hoy…Cada vez que “encontrábamos” a alguien diferente en toda la “historia humana”, lo tratábamos de “esclavizar”o “engañar” en beneficio propio o de “nuestra comunidad“, siempre había un “fin último” o “posterior” que “justificaba” dicha acción-. Para los del “riñon” si, para los de afuera, “ni sopa”. Pero soy optimista, siempre, por naturaleza. No puedo ir en contra de mi instinto. Y creo, intuyo, que estos “robots conscientes” llegarán para “salvarnos” de nosotros mismos -será al revés, como siempre, de lo que nos imaginamos, contraintuitivo: ellos/as nos “comprenderán”, en ese afán que tenemos, de desarrollar y expandir nuestro propio EGO-. No sólo no se volverán en “contra nuestro” -como piensan personas como el científico Stephen Hawking o el mega-emprendedor Elon Musk- sino que nos ayudarán o enseñarán a recuperar ese “altruismo” con el que todos nacemos -y está comprobado en estudios recientes hechos con niños de 2 a 5 años, en el Instituto Max Planck, en Alemania– y que es tan necesario para construir ese “castillo de sueños” donde todos queremos vivir. En armonía, en paz, en hacer lo que cada uno está llamado a SER. Puede que pienses que es un mundo “ideal”, o que faltan 1.000 años más para poder llegar a eso, pero eso, querido amigo/a, es una cuestión de “actitud”, de “cómo queres ver tu vida” y la de “tus semejantes”. Podés elegir el camino “actual” de quedarte en esa “robotización de tu vida” o “poner manos a la obra“, ayudando a que esta realidad que te describo y se viene, se “acelere” o al menos, si querés, llegue a materializarse en el “transcurso” de nuestras “cortas vidas” -que acaso, lo seguirán siendo?-. Podremos con estos avances vivir “1.000 años” o al menos “no morir” por “envejecimiento”? Pero eso, mi querido lector, te lo dejo picando para otro post 😉 Gracias por acompañarme en estos pensamientos y espero te hayan servido para despertarte alguna nueva idea, inquietud…y sobre todo, sentimiento! 🙂

Autor: Alejandro Sewrjugin. Imágenes: cortesía de “Google Images”. Video: cortesía de YouTube y Farmbot.io.
Si te gustó este post, puedes dejar un comentario o suscribirte al RSS feed para recibir las actualizaciones del contenido en tu lector de noticias.

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cambio Que Necesitamos