3RA REVOLUCION

Robots de Metal Líquido, el T-1000 de Terminator

 

La imaginación siempre es la vara para poder «crear» elementos en nuestras realidad. Solamente aquello que no imaginamos en algún momento, queda en la esfera de lo «imposible«. Una vez que traspasamos esa barrera, todo se pasa al plano contrario, a la posibilidad de concretarlo en algún momento. Volverlo «posible«.

Li Xiangpeng, profesor del área de Robótica de la Universidad de Suzhou -China-, inspirado en la película «Terminator 2: El Día del Juicio«, donde hace su aparición el robot de metal líquido -que cambia su forma y apariencia en base a las «necesidades» de cada momento y situaciones a vivir-, empezó a desarrollar un «robot» de ese estilo, con otros científicos -como Zhang Shiwu, su colega chino de la Universidad de Ciencia y Tecnología de dicho país, y otros de la Universidad Wollongong de Australia- un prototipo con esa tecnología.

Li Xiangpeng desarrolló, entonces, un «robot de metal líquido» que cabe en la palma de la mano, equipado con una rueda de plástico y una diminuta batería de litio. Su trabajo ha sido publicado en la semana del 25 de Octubre de 2018 por el «American Journal of Advanced Materials» -puede verse la imagen aquí debajo-.

 

«En el futuro, esperamos desarrollar robots con software propio, utilizando metal líquido, que podrán ser muy útiles para tareas muy complicadas, riesgosas y de muy difícil realización para los seres humanos, como rescatar a víctimas de terremotos. Para realizar este tipo de rescates, muchas veces no puede ingresarse a un espacio diminuto, o donde se requiere la «adaptación» del cuerpo para poder penetrar. Estos robots podrán hacerlo«, asegura Tang Shiyang, uno de los miembros del equipo de la Universidad de Wollongong que participó de este desarrollo.

Esta posibilidad de desarrollar este tipo de robots surgió hace unos 6 años, cuando científicos dedicados al estudio de materiales y sus propiedades físicas, descubrieron la alta conductividad eléctrica y el control y flexibilidad de sus formas, que podían obtenerse con aleaciones de metales. Li Xiangpeng, al saber de este descubrimiento, y con la inspiración de las películas de Terminator de su infancia -a los 10 años vió Terminator 2, y desde entonces, soñó con lograr hacer algún tipo de robot de ese estilo, para ayudar a la Humanidad-, pensó en que podrían producirse robots que se re-configuraran a ellos mismos, cambiando su forma, mediante este nuevo tipo de materiales. Otra de las cuestiones en que piensa Xiangpeng es que este tipo de micro-nano robots -considerando su flexibilidad y su eficiencia energética- podrían transportar medicamentos para el cáncer y hallar celular tumorales en el cuerpo humano.

Este robot que ha creado Li, está basado en el metal Galio en su estado líquido, al que logra mover y cambiar de forma a través de golpes eléctricos. El Galio es un metal «blando», tiene un color muy similar al del Mercurio y en su estado líquido, se lo puede observar de forma muy parecida a cuando vemos las «gotas de agua» -en este caso, plateadas-. Se lo utiliza mucho en circuitos electrónicos y semiconductores -por sus propiedades que ya destaqué previamente-. La forma en que funciona, según el informe, es a través de unos «tubos» de este material, que forman parte de la rueda -serían los «rayos«, como de las ruedas de la bicicleta-, que al recibir los impulsos eléctricos, cambian de forma, modificando el centro de gravedad de la rueda, lo que la hace moverse -y al ser colocada en una superficie plana, se controla hacia donde se quiere dirigirla-.

Los próximos pasos que planean estos científicos es hacer trabajar un sistema con varias ruedas a la vez -conectadas- para moverse en 3 dimensiones. Y también en un prototipo similar al robot BB-8 -de Star Wars-, con una cabeza circular que pueda moverse libremente.

Y finalmente, una tercera aplicación de esta tecnología que están pensando, es para hacer funcionar los automóviles sin un motor y combustibles fósiles. Podrían hacer desplazar sus ruedas a través de descargas eléctricas con mucha menor energía de la que utilizan hoy los automóviles eléctricos, pudiéndoles otorgar una mayor autonomía.

Como siempre, las tecnologías son agnósticas. Dependen de la voluntad del hombre -como ser humano- en cómo utilizarlas y que problema quieres solucionar con las mismas. Y la ciencia ficción -hoy ya denominada «ciencia posible»- una vez más, siendo el «motor» de inspiración para lograr algo, que alguna vez estuvo sólo en la «imaginación» de otro ser humano. Esta es la forma en que vamos construyendo nuestras sociedades, la «innovación» sin que esté conectada a una «idea de mercado». Y cómo un «cuento» termina convirtiéndose, quizás, en una tecnología que puede transformar para bien, las vidas de todos nosotros.

 

Autor: Alejandro Sewrjugin. Fuente, Imagen T2 y Rueda: https://www.techgenyz.com/2018/11/03/scientists-create-liquid-metal-driven-robots/. Imagen BB-8: http://www.digitalspy.com/movies/star-wars/news/a842064/star-wars-plans-rey-poe-finn-bb-8-movies-beyond-episode-9/

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cambio Que Necesitamos
Share via