3RA REVOLUCION

Un Mundo Reglado

un-mundo-ideal

Hoy me levante a la mañana, pensando sobre la Libertad. Me fui a la cocina, me preparé el agua para el mate, y me dispuse a meditar sobre el tema. Mate en mano, mirando por la ventana, a un cielo tapado por nubes, gris. Mi mente viajaba atravesándolas, viendo como se desplazaban, y mirando fuera de nuestro planeta…Después de todo, la Tierra es nuestra «prisión». No podemos salir de ella -salvo que seamos astronautas, y además, podemos hacerlo por períodos cortos, debido a la radiación, falta de gravedad, etc-. Y esto me motivaba a seguir profundizando en este pensamiento tan común: el por qué de estar aquí y la lógica de como funciona el sistema que nos «hemos inventado».

Así arrancó mi día, así arrancó mi domingo. Quizás como tantos otros, tengo otros escritos que rondan este tema. Y entonces, me vino nuevamente la pregunta: por qué estamos tan presos de nosotros mismos?

Vivimos en torno a los «futuros». Que nos prometen o nos «auto-prometemos». Trajinamos en la semana, esperando ese tan ansiado «Viernes», que nos «liberará» de nuestras obligaciones cotidianas, para poder hacer eso que nos place. Compartir con nuestra familia inmediata -hijos- o satelital -padres, tios, abuelos, primos, etc- o amigos. También se ha hecho un «culto» del «pre-viernes», buscando salidas «nocturnas» los Jueves.

Y ni que hablar, de cuanta gente también siente una gran angustia los Domingos -un día que a más de uno no le gusta- porque se «acaba» esa libertad. Se sobreviene ese nuevo «andamiaje» de obligaciones y responsabilidades. Y cual es el fin de todo ello?

Vivimos en un mundo de reglas. Cada vez más, cada vez con menor lugar para que podamos tomar decisiones por nosotros mismos. Por supuesto, son en nombre de la «libertad de todos», pero que paradojicamente, nos cercenan cada vez mas, la libertad de cada uno. Quedamos presos de nosotros mismos. Quedamos presos de ese «miedo» que lo que genera, es  que creamos cada día una nueva regla, para «protegernos» los unos de los otros.

Si, nuestra vida esta reglada por el miedo. Estamos adormecidos, «viajando todos los días» en el mismo bondi. No nos detenemos a pensar cual es el sentido de nuestra propia vida. Funcionamos como autómatas: vamos a trabajar a diario sin pensar en nuestros objetivos individuales, de familia, de lo que esperamos cada día. Si tenemos, llevamos los niños al colegio y volver a empezar. Nos molesta, sobremanera, ponernos a pensar en ello. Por qué hacemos lo que hacemos? Nos gusta? O no nos gusta? Claro, si no estamos conformes, siempre tenemos una excusa: hay que trabajar, hay que conseguir el «pan» para poner en la mesa, ya disfrutaremos el finde, o ya ahorraremos para nuestras «merecidas» vacaciones de 15-20 o quizas 25 dias al año -si somos «suertudos» y juntamos feriados, etc-. Pero esto ni cuestionesmolo! Siempre fue asi, siempre será así. No podemos hacer lo que queremos. Hay responsabilidades, hay que «tener los pies sobre la tierra», por favor! No soñemos con algo distinto. Ni siquiera, atrevamonos a ponerlo en nuestra psiquis! No vaya a ser cosa de «estropear» esta realidad que estamos viviendo -a ver si llegamos a verla mas clara-. Nos asusta?? CLARO QUE SI!!

Hasta es tragicómico. Vivimos en un extremo disconformismo con nosotros mismos. El pobre desea ser más rico y alcanzar todo aquello que no tiene y adolece. Aquello que la Sociedad le muestra todos los días a lo que no puede acceder. Y el rico, que desea seguir trabajando y acumulando, todavía, más riquezas. No solo personas, tambien empresas. La lucha por subir a niveles insospechados, cada vez mas, los ingresos -y la ganancia-. Pero con que objetivo? Con qué fin último? Ya hasta muchos ricos y poderosos, desean que su entorno fuera mas rico, para poder «disfrutar» tranquilos de sus riquezas. No soportan ver la inseguridad en muchos países que los acecha, o no soportan que les muestren el hambre que «duele» en regiones como el Africa, partes de Asia y América.

Estamos inmersos en una carrera que no podemos ganar. En una carrera, que en cuanto nos detenemos a pensar 2 minutos, no le encontramos sentido. Y sin embargo, no estamos dispuestos a abandonar, o acaso lo estás? Tenemos el caballo ensillado, estamos sobre él, y no queda otra que seguir galopando. Finalmente, solemos pensar cuando vemos eso: «Pobre caballo, hace siempre lo que le pedimos. No es libre». Y al fin del día, el jinete tampoco puede bajarse…

Consejos y recetas mágicas no hay. Pero lo que seguro puede ponerse es un Norte, es la visión y proyecto de vida que te armes. Quién sos? Quién soy? -el «hoy»- y quién quiero ser o en que transformarme? Como me gustaría verme? El contrapeso del Miedo es el Amor. Si te querés, y querés a tu entorno; el coraje sale solo para hacer lo que necesitás hacer. No hay zona de comfort posible donde querer quedarse o necesitar cobijarse. Porque te mueve esa llama del AMOR. Te impulsa a hacer aquello a lo que temías…solo hace un segundo…Pensálo, pensá en las veces que hiciste algo por amor a vos mismo, o a un ser querido. Verás que la duda ni se asomó. Verás que la rutina no te frenó. Que el miedo estuvo «fuera de la ecuación«…

Siempre se nos «vende» que un mundo «ideal» es lleno de AMOR, y que no es posible. Que la Humanidad, el Hombre en general es vil, avaro, malo. Y es como una profecía autocumplida. Nos la creemos. Nosotros no seremos aquellos que podremos cambiarlo. O no!! Si yo lo hago, si realizo ese cambio en mi, seguramente seré el «único tonto». Pero el cambio comienza con uno. Ese mundo, aparentemente «tan lejano», «utópico» no podrá ser alcanzado. Debemos ceñirnos a lo que «es posible y probable», despues de todo la vida es corta, no?

Al escribir esto, pienso en «utópicos» como Leonardo Da Vinci o Julio Verne, quienes «soñaron» cosas que eran imposibles en su realidad, pero que luego se cumplieron por otros que ellos inspiraron. Mahatma Gandhi, Martín Luther King y John Lennon, otros grandes que crearon «paz» y la «imagen» de un mundo «utópico» de paz, sin fronteras ni divisiones entre los humanos, que algún día también llegará….

Sólo un pensamiento de domingo para compartir con vos. Siempre estamos a sólo 1 segundo de poder cambiar eso que no nos gusta, con lo que no estamos de acuerdo. El tema es verlo, sentirlo como propio, «vivirlo«, amar ese cambio -por uno mismo, por nuestros seres queridos, por nuestro entorno, por aquellos que están por venir-, tomar ese «coraje» que nos regala esa llama, esa fuerza y tomar el rumbo y el «timón de nuestras vidas«. 🙂

 

 

Autor: Alejandro Sewrjugin. Imagen: eowynprincsold, https://www.youtube.com/channel/UCK-NCT-3eVDqmfi10HmfRWg

 

Posts Relacionados:

5 Responses to Un Mundo Reglado

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cambio Que Necesitamos
Share via
Copy link
Powered by Social Snap