3RA REVOLUCION

Visitando Exoplanetas: En la senda de los Voyagers

El proyecto que se trae entremanos la ONG Aerospace, en los Estados Unidos, promete traernos las primeras imágenes de alta resolución de exoplanetas -es decir, planetas que se encuentran alrededor de otras estrellas, diferentes a la de nuestro Sol-.

Esta organización acaba de consiguir un nuevo fondeo para iniciar el desarrollo de estas nuevas tecnologías que transformarán nuestra visión del Universo

Estimada para lanzar una prueba en el año 2023-2024, esta ONG hará uso de una de tantas predicciones de EINSTEIN -y que vienen cumpliéndose hasta más de 100 años de que las ha hecho-: que la luz se «dobla» al pasar ante la presencia de objetos masivos como nuestro Sol, y se vuelve a unir en un punto focal más lejano -generando un efecto denominado «lente gravitacional«- MAGNIFICANDO a extremos de 100.000.000.000 veces las imágenes recibidas -las capacidades actuales de los telescopios espaciales que tenemos no podrían lograr esto nunca-. Esto permitiría observar la SUPERFICIE de exoplanetas a cientos de años luz de distancia, como si tuviéramos una nave espacial sobrevolando sus atmósferas -se podrían ver, como por ejemplo, la Estación Espacial Orbital en la Tierra ve la Ciudad de Nueva York o cualquier otra, a ese nivel de detalle-. Es decir, que si hubiera vida inteligente, podríamos detectar su presencia de forma bastante fehaciente…

Por supuesto, que esta misión tiene varios «pequeños problemas». El punto focal, en el caso de nuestro Sol, se encuentra a «solo» 500 AUs -unidades astronómicas, esto es, 500/550 veces la distancia que hay entre la Tierra y el Sol, unos 150 Millones de Kilómetros, donde la luz tarda en recorrerlos en 8 minutos. Por lo tanto, a la velocidad de la luz llevaría unos 3 días terrestres llegar a ese punto focal-. Para que se den una idea de esa magnitud, el Voyager 2 -el objeto más lejano que la Humanidad ha enviado al espacio, luego de 40 años de viaje está a unas 150 AUs en estos momentos, alcanzando una velocidad de 16 Kms por segundo-. Si hacen las cuentas, a esa velocidad, estaríamos muertos -al menos nosotr@s- antes de que lleguen a ese punto. Pero……..Siempre hay un pero para el ser humano, jaja! 😉

Este proyecto integra muchas nuevas tecnologías que nos permitirán realizar el viaje en….20 años!! 💪👏

Utilizará una flotilla en forma de gusano de pequeños o nano-satélitescubesatde bajo costo, que tendrán repartidos las diferentes tareas para llegar al punto focal, y luego la observación de los exoplanetas -tarea que se desarrollada en otros 10 años más, enviando los datos obtenidos a la Tierra para el mapeo de los planetas y obtener las imágenes de alta resolución-. Estos micro-naves se impulsarán con velas solares y la asistencia de gravedad de los planetas de nuestro sistema solar, alcanzando velocidades de 120 Kms por segundo. Además, llevarán energía propia porque una vez que pasen de Jupiter y arribar al punto focal manteniendo su velocidad, utilizarán energía eléctrica; sumando a eso también, que como nuestro sistema solar se mueve, necesitarán acompañar dicho movimiento para no abandonar el punto focal en ningun momento. Lo que implica también que necesitarán un GPS para saber su posición con respecto a nuestro sistema todo el tiempo -y no perderse-. Utilizarán para ello la inteligencia artificial -para ir procesando la posición- en base a la luz proveniente de pulsares

Realmente un GRAN DESAFIO, que llevará entre dos y cuatro décadas -y, muy probablemente ocurra como con el Voyager, que en el medio del viaje de estos pequeños satélites, alguna nueva tecnología nos permita multiplicar nuevamente por 10 o más esas velocidades, y lancemos otras naves que lleguen antes; pero será gracias a este tipo de iniciativas y sus desarrollos tecnológicos, que podamos hacer esas proximas misiones-.

Cuando acabe su misión, los satélites saldrán despedidos al Espacio Profundo, llevando información sobre la Humanidad, honrando el legado de los Voyager y lo que el Gran Carl Sagan ideó allá por los años 70: llevar un mensaje de PAZ desde nuestra especie hacia otras en las lejanías cósmicas.

La curiosidad -y no el dinero- nos mueve a estos avances que nos permiten ir comprendiéndonos mejor a nosotr@s, el papel que tenemos en el Universo; cómo se forma la vida, que tipos de vidas existen y tratar de acercarnos cada vez más a probar una verdad que hoy ya parece insoslayable: NO ESTAMOS SOLOS EN EL UNIVERSO.

 

Autor: Alejandro Sewrjugin. Imágenes y fuente: https://aerospace.org/

Posts Relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cambio Que Necesitamos
Share via
Copy link
Powered by Social Snap