3RA REVOLUCION

Voto via Boleta Unica Electronica: por qué no cambia nada…

boleta-electronica

Mucho se habló de la implementación del voto mediante la Boleta Unica Electronica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Hubo desde críticas sin mucha información, a artículos muy bien fundamentados y hasta un grupo de personas que trabajan en seguridad informática que demostraron los “agujeros” -porque realmente son grandes- que tiene este nuevo sistema de votación.

Quiero centrar este post en algunas cuestiones simples que saltan a la vista, y que muestran que realmente este cambio no trae ningún beneficio, y que sumado a todos los nuevos riesgos de delitos informáticos y manipulaciones que trae, no hace más que hacer inviable su aplicación. Es preferible continuar sólo con las boletas físicas.

Primer análisis -no van por orden de importancia, aclaro-: las imágenes de los partidos/candidatos para elegir, aparecen de forma aleatoria. Yo, siendo una persona que trabaja en tecnología hace 20 años, puedo decir, primero, que no sé si lo aleatorio es la mejor forma para presentar candidatos para votar. Y segundo y más importante: no tengo manera de decir que en un 100% estamos seguros que les aparezcan aleatoriamente a todos los votantes. Tranquilamente, puede aparecer en 350 votantes por mesa un candidato 3 veces con mas repeticiones en 1ra posición que el resto, y esto no lo podamos auditar. Es muy simple de hacer. No quiero decir con esto que vaya a pasar en esta elección, lo que digo que es un nuevo riesgo que se abre con este sistema y cualquier programador que tenga acceso al sistema -de proximos gobiernos, de la empresa que lo maneja o un hacker- lo puede hacer.

Segundo análisis: las maquinas las maneja una empresa privada. El código no es de libre acceso. Todo esto impacta en nuestra habilidad para poder auditarlo. Si a mi me llamaran mañana y me dijeran, puede auditar esto? Pues les diría que no. Porque no puedo garantizar nada de lo que ocurre en el proceso por el cual está determinada la oferta de candidatos, la impresión de la boleta, el posterior trabajo de escrutar provisoriamente y finalmente el envío de la información -junto al procesamiento final en el server central-.

Agrego el link al análisis realizado por el grupo de programadores que mencioné líneas arribas y que detectaron varios riesgos adicionales: Problemas informáticos detectados en el sistema de Voto Lectrónico Vot.Ar

Tercer análisis: el chequeo que se realizará de cada boleta contra el RFID que contiene la info grabada de cada sufragio y que será lo que se incorpore a la máquina en cada escuela para ser luego transmitido por internet, es imposible de auditar. No sabemos a ciencia cierta -salvo entrar en cada maquina en tiempo real para ver lo que realmente transmite- si lo que verán las autoridades de mesa, es lo que realmente viajará desde cada máquina. A mi modo de ver, este es el mayor riesgo. Puede haber codigo pre-grabado que salga, a pesar de mostrar en pantalla a los Presidentes y fiscales, lo que figure en el RFID.

Cuarto análisis: La única ganancia visible de este sistema es que los partidos políticos no deberán gastar dinero en imprimir sus propias boletas. Claramente, es la única ganancia que tiene este sistema. Pero la pregunta es: a qué precio? Realmente preferimos que la votación pueda manipularse de muchas formas, para ahorrar un poco de dinero. O es preferible darles una financiación extra a los partidos para que las puedan imprimir -sobre todo a los nuevos y pequeños?-.

Nuestras Democracias son muy endebles. No en el sentido de que puedan tener un golpe militar. Es en el sentido de que no son realmente el gobierno del pueblo. Nos manejan elites que se cambian el poder de manos, y que vuelven a hacer lo mismo una y otra vez. Una cosa es la Libertad de Voto y otra muy distinta la Libertad de Elección -te dejo un post sobre ello: Libertad de Voto vs Libertad de Eleccion-. Nos dan “dadivas” o “migajas” cuando mas. O permiten cosas como la minería a cielo abierto, el uso de glifosato indiscriminado y tantas otras cosas que ya sabemos.

Estemos atentos, porque bajo el “marketing” de la tecnología, nos quieren hacer aparecer que se avanza en cambios fundamentales. Y no es tan así. Lo primero que hay que cambiar es la mentalidad. Es tomar la decisión de ampliar la Democracia. Tiene que haber un giro de 180 grados. Aquí, este sistema, no propone nada nuevo. Sólo agrega riesgos para que la Democracia se siga distanciando de la gente, del ciudadano común. Agrega posibilidades para que sigamos desconfiando y perdiendo nuestro optimismo y fe en el sistema actual. Hay que buscar “desconcentrar el poder” de las decisiones o del manejo de “cosas”. Que el control lo tenga una empresa privada y el código no sea abierto, sigue en esa tónica de concentración en pocas manos. Y sabemos muy bien como terminan esas historias. En los estados Unidos ya pasó con Al Gore vs George Bush. En el Estado de Florida, hubo dudas de un sistema similar a este. Los chips que proveyeron de la información del escrutinio provisorio fueron cuestionados. El escrutinio manual fue demorado por los jueces de dicho estado -del cual era gobernador Jeff, el hermano de George-. Finalmente, luego de 30 días de dilaciones, permitieron el escrutinio, pero ya era tarde. Para los Estados Unidos, el Presidente ya era George, y Al Gore se bajó.

No permitamos que esto ocurra aquí. Exijamos que cumpla todo lo que tiene que cumplir el voto electrónico, si realmente queremos ejercerlo.

Aquí les dejo una nota de la Fundación Via Libre, explicando además la violación de la Ley 4894 al implementar este sistema. Y una carta que podemos imprimir y llevarla como “queja” el día de la elección: Carta de Queja por el Voto Electrónico como está implementado

Y para cerrar, dejo una solución a este tema de la “votación digital”: tenemos que utilizar la tecnología del Bitcoin y la Blockchain para auditar. Los Bitcoins son divisibles hasta en 8 decimales. Hoy, cada Bitcoin vale aproximadamente 250 dólares. La cantidad de electores en la Argentina habilitados para votar son 30,5 Millones. Si dividimos el costo de cada “satoshi” -esto es la minima expresión a que puede reducirse 1 Bitcoin. Es como decir, 1 centavo de cualquier moneda- por elector (sería multiplicar el valor de cada bitcoin por *0,0000001 para obtener el costo unitario por elector y luego, multiplicar eso por los 30.500.000 electores), la votación nos costaría aprox. unos 1.100 pesosa valores de Julio de 2015.

Cómo funcionaría? A cada elector se le entregaría en un Centro de Gestión o dependencia gubernamental, un sobre cerrado con el código del “satoshi“. Ingresaría luego en una página web segura -https- para emitir su voto, y validar que es único con el código del “satoshi” -que es inviolable-. Estos datos quedarían registrados en la blockchain, asociados a ese “satoshi”. La Blockchain es pública y auditable. Y utilizando el “satoshi” la identidad del votante quedaría anónima 100%. De esta manera también nos evitaríamos el papel, el movilizarnos a escuelas, el parar las clases los lunes. Y para aquellos que no posean computadora o celular, se pondrían a disposición en CGPs o Centros Gubernamentales computadoras para poder votar. Espero alguna autoridad tome el “guante” y empiece a pensar seriamente en la implementación de un sistema como este.

 

 

Autor: Alejandro Sewrjugin. Imagen: Imágenes de Google -sitio: prometeoslojanos.blogspot.com-.

 

 

 

 

Si te gustó este post, puedes dejar un comentario o suscribirte al RSS feed para recibir las actualizaciones del contenido en tu lector de noticias.

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cambio Que Necesitamos